5 pasos para lograr la vida que quieres este 2017

 

A veces pensamos que siempre tendremos tiempo para trabajar en ese objetivo que nos planteamos hace dos meses o tres años. La verdad es que el tiempo pasa más rápido de lo que creemos y muy a menudo vemos que nuestras intenciones de fin de año nunca se concretaron, entonces las aplazamos y decidimos que este nuevo año sí será el año en que las alcancemos.

 

Está por terminar el 2016 y es el momento para reflexionar sobre lo que quieres para el 2017, no solo en tu vida profesional sino también en el ámbito personal; ¿Quieres viajar más? ¿Quieres dedicar tiempo a estudiar? ¿Es este el año en el que quieres crecer y obtener nuevos desafíos en tu trabajo? Si estás por determinar tus objetivos o ya los tienes, te invito a tomar nota de estas recomendaciones para sacar provecho a tus recursos y herramientas y avanzar hacia el logro de objetivos.

 

Revisa con atención el 2016. Piensa en tu vida profesional y personal como si fuera una compañía. Cada experiencia es una enseñanza en sí misma. Recuerda en qué entorno sucedió, de qué forma la abordaste, cuáles recursos empleaste, que fue lo que hiciste y cual fue el resultado. Si obtuviste un resultado negativo, piensa que pudiste haber hecho de forma diferente.

 

Define tus objetivos con precisión. Sé específico, usa un enfoque positivo, fija un plazo, cuantifícalo con números para que puedas medirlo y saber si estas logrando o no lo que quieres. Tus objetivos debes describirlos de forma personal y asociarlo a emociones para que la conexión con él sea más fuerte. Toma el tiempo para definir cada meta hasta que puedas sentirla con solo pensar en ella.

 

Jerarquiza tus objetivos. Puedes plantearte más de un objetivo y luego establece cuál de ellos es prioridad, de modo que pongas el foco necesario.

 

Identifica las excusas que te impidieron alcanzar tus objetivos y bórralas de tu vocabulario. Comprométete con tu objetivo y busca conocimientos, herramientas y todo aquello que te asegure lograrlo.

 

Celebra cada triunfo. Solo tú sabes cuánta energía y trabajo pusiste en conseguir tu objetivo. Siéntete orgulloso de cada paso que das para avanzar y prémiate. Eso cambiará tu sensación corporal y generará un refuerzo fisiológico positivo que tu organismo recordará ante nuevas situaciones de desafío.