¿YA ESTÁS TRABAJANDO EN CUMPLIR CON TU OBJETIVO DE AÑO NUEVO?

Ya casi llega marzo, muchos tenemos la sensación de que el año comienza oficialmente en este mes; los niños entran a clases, probablemente ya te habrás tomado tus vacaciones, si no, estas esperando la temporada baja o aprovechando que Santiago está despejado.

 

Seguro ni has comenzado a pensar en cómo vas a lograr concretar ese objetivo, que fue lo primero que se te vino a la mente cuando el reloj dio las 12. Ese apretón de estomago de solo saber que comenzaba una nueva oportunidad de lograrlo, de concretarlo; esas ganas de que ya pase el tiempo para ver los resultados seguro se disipó para el 15 de enero y hoy que lo piensas bien, realmente no tienes tiempo, ni dinero, ni los contactos, ni la energía… Hay que esperar a tener tiempo y no descuidar otras cosas. Así que hasta que eso suceda, no hay mucho que hacer. Pero no te preocupes, tengo una buena noticia y una mala noticia. La buena es que no eres el único o única, esto le pasa al 95% de las personas, eso por lo menos no te hace sentir tan mal después de todo. La mala es que si sigues esperando tener tiempo, dinero, energía, contactos o cualquier otra cosa que necesites antes de empezar, no comenzarás nunca. Siempre vas a encontrar una forma de no hacerlo.

 

No digo que debas lanzarte a ciegas a buscar la tierra prometida, vivir del amor y alimentarte únicamente del prana. Lo que digo en realidad es que si te inmovilizas por la situación actual, es difícil que puedas generar nuevas condiciones que te permitan lograr eso que tanto quieres.

 

Una de las razones por las cuales la gente de a poco ha ido perdiendo la costumbre de plantearse objetivos para el año que comienza es porque generalmente solo se quedan esperando que la cosa ocurra y no se responsabilizan de hacer que ocurra; como nadie quiere defraudarse a si mismo por no lograr esos objetivos, mejor nos saltamos esa parte y no nos comprometemos a nada.

 

El problema es que pensamos que el principio del año es la única instancia que tenemos de comenzar un cambio, un proyecto, un camino nuevo, una vida nueva… Es un problema de calendario, porque la verdad es que cada día es una oportunidad nueva, porque el cambio no es un proceso largo e imbricado. El cambio ocurre en un segundo, cuando dices “NO MÁS” a un estilo de vida, a una relación, a un trabajo que no te satisface, a la gente que no te valora, a postergarte.

 

Así que anímate, ¡hoy también puedes comenzar!

 

Para esto, quiero compartir contigo 3 consejos que verán en mi libro Gestión del Logro, en el cual he plasmado mi propio modelo de Coaching, dirigido a la gente que quiere cumplir sus objetivos y metas de forma más rápida, enriquecedora y sin excusas:

 

  • Acerca el futuro al presente:

 

Cuando logras visualizar tu resultado, ese objetivo te atraerá a él como un imán, perderás menos energía y lo que ocurra en el proceso no será un conflicto. A esto le llamo “traer el futuro al presente”.

 

La única forma de comprometerse a obtener ese logro, a llegar a esa meta es que esa visión del resultado te acompañe cada segundo, porque mucha gente debería perder unos kilitos, mucha gente debería dejar de fumar, mucha gente debería dejar de ser sedentario, mucha gente debería dejar de trabajar para otros, mucha gente debería…miles de cosas. Y entre tanto dejar “de” lo único que obtenemos es una gran resistencia y miles de excusas para quedarnos donde estamos.

 

Si el resultado, esa visión del futuro no te da una razón lo suficientemente fuerte para movilizarte cuando las cosas se ponen difíciles, debes replanteártelo. Por ejemplo: Voy a comenzar a realizar actividad física para fortalecerme, porque quiero poder jugar con mis nietros a su ritmo. Otra persona podría querer comenzar a realizar actividad física porque quiere bajar sus niveles de colesterol en la sangre y vivir saludable. Estos son dos resultados distintos, si bien ambos tienen que ver con la realización de actividad física, cada uno tienen un foco en un resultado distinto.

 

 

  • Plantea ese objetivo en positivo

 

El pensamiento +, al que también hace referencia mi libro, te ayuda sobre todo a verbalizar ese objetivo, de modo que el cerebro pueda hacer una representación mental especifica de lo que quieres obtener y no lo contrario. Muchas veces, en realidad miles en estos 18 últimos años, cuando le pregunto a alguien qué es lo que quiere lograr, me habla específicamente de lo que no quiere que le ocurra o lo que no quiere que le vuelva a ocurrir… El cerebro lo esquematiza e inmediatamente genera un mecanismo de rechazo ante la tarea, a ti se te encoge el estomago, se te arquea la espalda y te dan ganas de cerrar los ojos y esperar a que lo que te incomoda pase pronto, por alguna mágica razón, porque el tiempo todo lo cura, porque el destino quería otra cosa y todas esas frases que ya conocemos.

 

Te cuento que así, puede pasar cualquier cosa, tal vez esa cosa hasta se parezca a lo que deseaste, pero nunca es 100% lo que esperabas, por ejemplo, querías ganar mas dinero y te ofrecieron un asenso o un cambio de empleo que te reportaba muchos mas ingresos que tu empleo actual, pero…tienes tantas obligaciones y tanto trabajo extra que a penas tienes tiempo de disfrutar ese dinero.

 

Por eso tu lenguaje debe indicar específicamente el objetivo, el resultado o la meta, por ejemplo: Voy a disfrutar de mi primer auto nuevo, un xxxxx, de la marca xxxxx, con xxxxx motor, de xxxxx color a fin del primer semestre del 2017.

 

  • Haz un mapa de acciones que te lleven directamente hacia tu objetivo

 

Como ya te plantee, ese objetivo no se logrará solo, para ello debes tener un mapa claro que te muestre el camino que seguirás hasta lograrlo. Ese mapa, además de un camino y acciones, debe considerar tus habilidades, actitudes, recursos personales o materiales, talentos y conocimientos disponibles, ya que estos serán algo parecido a tus herramientas de navegación.

 

Cada paso debe llevarte a donde quieres ir, sin desviaciones. Puede ocurrir que tengamos que modificar la ruta en alguna oportunidad, pero te aseguro que con este mapa nunca tendrás que cambiar el plan original, nunca tendrás que postergar ese logro, nunca tendrás que conformarte con otra cosa parecida a lo que quieres. Únicamente, ocúpate de seguir el plan como lo diseñaste y no me creas…COMPRUÉBALO TÚ MISMO.

 

Para más información del modelo, fechas de seminarios o entrenamientos, obtener un ejemplar del libro, solicitar entrevista para Coaching personal o de equipos, escríbanme a: Contacto@bienestarpersonal y una persona de mi equipo te responderá a la brevedad.